Chinese (Simplified) English French Romanian Russian

EL TRÁMITE DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA EN TIEMPOS DE CRISIS

Consecuencia del difícil momento que atraviesa España surgen, entre los ciudadanos interesados en adquirir la nacionalidad española, algunas dudas que tratáremos de aclarar:


1.- ¿Es necesario estar trabajando para presentar el expediente de nacionalidad?. No, el Código Civil sólo pide acreditar los medios de vida y estos pueden provenir del trabajo, pero también de la percepción de prestaciones, de la cuantía que sean, o bien pueden ser aportados por el cónyuge, la pareja, los ascendientes, etc.


2.- ¿No puedo salir de España mientras tramito la nacionalidad?. Debe tenerse presente que si bien la normativa de extranjería permite ausencias de hasta seis meses por año, en función del tipo de residencia de la que se disponga, para el trámite de la nacionalidad el criterio es más restrictivo, ya que se considera que cuando una persona tiene ausencias prolongadas o frecuentes es porque sus intereses sociales, familiares o económicos no se encuentran en España, pudiendo ser esta una causa de denegación de la solicitud.


3.- ¿Con la nacionalidad concedida cuanto tiempo se puede estar fuera de España?. No hay límite, si bien debe tenerse en cuenta que si se va a permanecer por más de tres años fuera de España y durante ese tiempo se va a hacer uso de otra nacionalidad se estaría incurriendo en una causa de pérdida de la española. Este problema se evita de manera sencilla, pues basta con inscribirse en el Consulado de España correspondiente como ciudadano español residente en el exterior y renovar dicha inscripción cada tres años.


4.- ¿Se puede realizar la aceptación en el Consulado de España?. La legislación permite esta posibilidad, siempre que se acredite de manera fehaciente que por causas excepcionales ajenas a la voluntad del interesado no puede retornar a España para realizar ese acto.


También estos tiempos de crisis han servido para valorar lo importante que es gozar de la nacionalidad española ya que ello permite desplazarse a otros países de la Unión Europea a trabajar o marchar al país de origen sin tener que preocuparse por la fecha de caducidad de la residencia.


Antonio Segura García-Consuegra
Abogado