Chinese (Simplified) English French Romanian Russian

RÉGIMEN COMUNITARIO: IMPORTANTES MODIFICACIONES

18-09-2012

Esta materia aparece regulada en el Real Decreto 240/2007 de 16 de febrero, sobre entrada, libre circulación y residencia en España de ciudadanos de los estados miembros de la Unión europea y de otros estados parte en el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo, que ha sufrido dos importantes modificaciones en su artículo 9, por el Real Decreto 1710/2011 de 18 de noviembre y recientemente en su artículo 7 por el Real Decreto 16/2012 de 20 de abril, desarrollado por  la ORDEN 1490/2012 de 9 de julio.

De acuerdo con este nuevo régimen, para solicitar una tarjeta de residencia como familiar de ciudadano de la Unión, no basta  como hasta ahora, con acreditar el vínculo de parentesco con el mismo,  sino que es necesario que dicho ciudadano o en su caso el familiar, disponga de medios económicos, cuya acreditación deberá hacerse de la siguiente forma:

En caso de trabajar por cuenta ajena, podrá aportarse declaración de contratación del empleador o certificado de empleo, contrato de trabajo registrado en el Servicio Público de empleo o comunicación de la contratación y sus condiciones a través de la plataforma CONTRAT@; declaración de alta o situación asimilada al alta.

En caso de ser trabajador por cuenta propia se podrá aportar la inscripción en el Censo de actividades económicas; en el Registro mercantil o documento de alta o situación asimilada al alta.

En ambos casos bastará con prestar consentimiento para la comprobación de datos del alta en seguridad social para tener por cumplido el requisito.

Si no se ejerce actividad laboral alguna, deberá aportarse seguro de enfermedad y documentación acreditativa de disponer de recursos suficientes para sí y su familia durante el período de residencia en España, lo que puede acreditarse por cualquier medio de prueba admitido en derecho, tales como títulos de propiedad, cheques certificados, documentación justificativa de obtención de rentas de capital o tarjetas de crédito con certificación bancaria de la cantidad disponible.

Por último en caso de ser estudiante, deberá presentarse matrícula del centro de enseñanza, público o privado, reconocido o financiado por la Administración educativa competente, seguro de enfermedad y recursos suficientes para sí y los miembros de su familia.

En estos dos últimos casos, se considerará acreditación suficiente la tenencia de recursos que sean superiores al importe fijado en la Ley de presupuestos generales del Estado para las prestaciones no contributivas, cuyo importe se cifra para unidades familiares constituidas por el nacional de la Unión Europea que da el derecho y el solicitante, en 4957.40 euros anuales.

El cambio legislativo es sumamente importante, por cuanto si no existe alta o situación asimilada al alta, ya sea en régimen general o en el régimen especial de autónomos o no se cuenta con recursos económicos suficientes en los términos expuestos, el familiar de nacional de la Unión Europea que reside en España no podrá regularizar su situación.

Renovaciones de tarjetas de residencia de familiar de ciudadano de la Unión:

La segunda novedad que se desprende de la normativa señalada, afecta a la renovación de la tarjeta de residencia de familiar de ciudadano de la Unión, cuando ésta se ha obtenido como consecuencia de matrimonio o pareja registrada con éste y el matrimonio ha sido disuelto por nulidad o divorcio o ha sido cancelada la inscripción registral de la pareja de hecho. En este caso quien se encuentre en esta situación y pretenda renovar su NIE,  previa comunicación a la Oficina de extranjería, podrá conservar su tarjeta de residencia, si su matrimonio o pareja registrada duró al menos tres años hasta el inicio del procedimiento judicial de nulidad, divorcio o cancelación de la inscripción como pareja registrada , de los cuales al menos uno de los años ha transcurrido en España. 

Desaparece pues la necesidad de modificar la tarjeta de residencia, pudiendo efectuar la renovación, acreditando los extremos expuestos y conservar la misma, desapareciendo de la nueva tarjeta, el nombre del nacional de la Unión Europea que inicialmente otorgó el derecho.

 

María Blanca Villamarín Fernández
Equipo Jurídico Antonio Segura Abogados