Chinese (Simplified) English French Romanian Russian

¡¡UN NUEVO ÉXITO DE ANTONIO SEGURA ABOGADOS&GESTORES!! UN JUZGADO DE BARCELONA CONCEDE UNA AUTORIZACIÓN PROVISIONAL A UNO DE NUESTROS CLIENTES HASTA QUE EXISTA UNA SENTENCIA DEFINITIVA

24-10-2014

Interesante motivación del Auto por el que se aprueba la medida cautelar solicitada por uno de nuestros abogados en la demanda presentada contra la extinción de una autorización de residencia y trabajo, medida consistente en no extinguir dicha autorización de residencia del extranjero hasta que se dicte sentencia definitiva.

Como es sabido, clara es la reticencia por parte de los Juzgados Contenciosos-Administrativos en aprobar las medidas cautelares consistentes en que el extranjero siendo titular de una autorización de residencia hasta que se dicte la sentencia en relación a una denegación de renovación o de modificación de autorización por circunstancias excepcionales.

El caso con el que nos encontrábamos era algo diferente ya que se trataba de un extranjero al que se le extingue su autorización de residencia y trabajo por señalar la Subdelegación de Gobierno en Barcelona que éste estuvo fuera de España más del tiempo legalmente establecido. No se trataba de una solicitud de renovación o modificación pero el Abogado del Estado se opuso a la adopción de dicha medida basándose en la doctrina jurisprudencial que indica que  no cabe suspender la ejecución de actos negativos, porque ello se traduciría en una anticipación de los efectos del acto denegado.  Doctrina que tiene base en la jurisprudencia del Tribunal Supremo, por ejemplo en Auto de 16 de febrero de 1978, de la antigua Sala 4ª, que estableció que los actos negativos (la denegación de una solicitud, por ejemplo) “no cambian en nada la situación existente; en tales casos acceder a la petición de suspensión significaría, pura y simplemente, más que paralizar los pretendidos efectos de tales actos, crear una situación nueva, es decir, que en tales casos las Salas de lo contencioso, más que detener la eficacia de un acto administrativo lo que harían es, al socaire de la suspensión, algo más y distinto a suspender, a saber, emitir un acto distinto y contradictorio con el administrativo impugnado”. En definitiva, si bien el art. 129 LJCA permite la adopción de cualquier medida cautelar incluidas, por tanto, las positivas -suspensión de actos negativos-, no es menos cierto que el criterio en este sentido debe ser restrictivo.

Ahora bien, el caso que exponemos, argumenta la Magistrada-Juez, la resolución impugnada no sólo extingue la autorización de residencia proyectando sus efectos sólo hacia el futuro, sino que la extingue con efectos desde el día 15 de diciembre de 2011, de manera que no nos encontramos ante un mero acto negativo que no cambia en nada la situación existente sino que, por el contrario, altera la situación personal del recurrente que pasa a encontrarse sin título válido de residencia en España desde el 15 de diciembre de 2011. Por tanto, con la medida solicitada no se pretende tanto anticipar los efectos de un acto positivo denegado como mantener el statu quo anterior a la resolución impugnada. A esto mismo añade la acreditación indiciaria de arraigo familiar que se aportó al expediente.

Esta argumentación lleva a que no se extinga la autorización de residencia, la cual tenía todavía un año de vigencia.

Victoria Viñamata

Equipo Jurídico Antonio Segura Abogados