Chinese (Simplified) English French Romanian Russian

LOS TIEMPOS SIN FIN DE LOS CONSULADOS ITALIANOS. CASI 15 AÑOS DE ESPERA PARA OBTENER LA CIUDADANÍA ITALIANA

11-03-2017

En el mes de mayo de 2016 el Gobierno italiano se comprometió a destinar el dinero obtenido por el pago cobrado por gestionar las solicitudes de visado y lo cobrado a la hora de presentar las solicitudes de la ciudadanía italiana iuris sanguinis a mejorar los servicios en los diferentes Consulados de Italia alrededor del mundo. 

La intención del Gobierno, sin duda positiva, muestra un problema bien conocido para aquellos que tienen la necesidad de iniciar un proceso para el reconocimiento de la ciudadanía italiana, solicitar un visado o cualquier otra actividad burocrática relacionada con la diplomacia italiana. 

El problema afecta sobretodo a los países de América del Sur, especialmente Brasil, donde existe un gran retraso a la hora de tramitar y conceder la ciudadanía italiana. Dicho retraso puede ser, incluso, de hasta 15 años para el reconocimiento de un derecho que, además de estar garantizado por la Constitución, es mucho más que un reconocimiento formal de un estatus legal. El hecho de obtener la ciudadanía italiana representa para muchos un paso necesario para iniciar un negocio, para buscar un trabajo o para poderse mover dentro de la UE. 

En este sentido, hemos de indicar que se puede iniciar una acción legal para obtener una condena de la administración por dicha demora. La acción puede ser para obtener una respuesta por la no respuesta de la administración o bien para conseguir una indemnización por los daños morales sufridos por tan larga espera. 

Por ejemplo, en una reciente decisión del Tribunal Administrativo de la Región Lazio, los jueces admitieron un recurso interpuesto por un ciudadano brasileño contra el Consulado italiano de San Paulo por la gran demora a la hora de obtener la legalización de los documentos necesarios para obtener el reconocimiento de la ciudadanía italiana “iuris sanguinis”. Este Tribunal condenó a dicho Consulado a responder en el plazo de noventa días sobre el reconocimiento de la ciudadanía, subrayando una "actitud incumplidora" de la Publica Administración italiana. En otro supuesto, el Tribunal de Milán condenó a la administración por los daños y perjuicios ocasionados por un Consulado a un ciudadano marroquí que tuvo que esperar casi dos años a que le fuera concedido, por parte del Consulado italiano, un visado de reagrupación familiar a su esposa.

                                                                                         Marco Gastaldo

Partner en Italia de Local Lawyers