Chinese (Simplified) English French Romanian Russian

EXISTE UNA OBLIGACIÓN DE PAGO DE LA PENSIÓN DE ALIMENTOS A LOS HIJOS HASTA QUE ESTOS LOGREN UNA INDEPENDENCIA ECONÓMICA

 

21-11-2014

A raíz de la profunda situación de crisis económica en España la situación del mercado laboral para los jóvenes y los no tan jóvenes ha cambiado radicalmente en las últimas décadas. Esto ha hecho que cada vez sea más frecuente ver sentencias sobre la obligación de seguir pagando la pensión de alimentos a los hijos e hijas aunque estos sean bastante mayores. Es importante destacar lo siguiente:

 

  1. Conforme a la ley española, el derecho de alimentos no es renunciable, ni transmisible, ni compensable, cualquier pacto al respecto es nulo y que mientras una persona siga necesitando de una prestación alimenticia los obligados a darla deberán hacerlo. Esto quiere decir que los padres no pueden renunciar tampoco a la pensión de alimentos en nombre de sus hijos.

  2. Si bien puede pensarse que una persona de 30 años debería ser autónoma, la realidad social actual es de una profunda crisis económica que afecta de manera especial a la economía española con unas tasas de desempleo muy importantes. La gente joven está emigrando al extranjero, la inmigración se halla en retroceso, y un título universitario, e incluso un postgrado, no confieren una garantía de encontrar trabajo. Por todo ello, no puede considerarse que si no se trabaja es porque no se quiere sino que, por desgracia, la situación es muy difícil.

  3. La ayuda solidaria entre parientes no está condicionada a la edad llegando al punto de que un padre necesitado puede pedírsela a sus propios hijos. Esta situación no suele verse en los tribunales ya que dicha ayuda la suele dar la familia de modo espontáneo, sin tener que reclamarla delante de un Juez.

  4. El haber trabajado esporádicamente, en aquellas ocasiones en que no puede anular el derecho a reclamar alimentos, porque la persona que los pide está necesitada sí que permite reducir la cuantía de los mismos.

  5. Por último, por norma general en los alimentos entre parientes no existe posibilidad de prefijar la duración salvo que exista culpa de quien los reclama. Es decir, mientras no se encuentre un trabajo se tiene derecho a estos siempre y cuando se tenga una actitud más o menos activa en la búsqueda de empleo.

    Así pues, en conclusión, el derecho de alimentos debe ser estudiado con minuciosidad según las circunstancias de cada caso concreto no pudiendo afirmar categóricamente una edad o unas condiciones límite en los que podamos (o nos puedan) reclamar dichos alimentos.

    Si estás en esta situación asesórate con uno de nuestros abogados.

    Marta Segura García-Consuegra

    Equipo Jurídico Antonio Segura Abogados