Chinese (Simplified) English French Romanian Russian

ACTUALIDAD LEGAL - TODOS LOS ARTÍCULOS

VISADOS PARA ESTADOS UNIDOS

08-02-2013

VISADO J1 O DE INTERCAMBIO

Las personas que no sean ciudadanos americanos, considerados como “extranjeros” por las leyes de inmigración de Estados Unidos, y que deseen entrar en este país, como regla general deberán obtener un visado. Hemos de diferenciar dos tipos de visados:

  1. el visado de inmigrante, requerido a aquellos extranjeros que pretendan establecerse de forma permanente y
  2. el visado de no inmigrante, requerido a aquellas personas que pretendan una estancia temporal en Estados Unidos. Dentro de este subgrupo hay gran variedad siendo uno de ellos es el VISADO J1 de no inmigrante, conocido como el visado para los visitantes en intercambio.

¿Lo puedo solicitar? ¿Qué pasos debo seguir para tramitarlo? ¿Cuánto tiempo podré estar en Estados Unidos?

Cualquier extranjero que participe en un Programa de Intercambio para Visitantes aprobado por una agencia acreditada que es la oficina a la que se deben enviar todos los documentos para obtener la aprobación del Departamento de Estado de Estados Unidos. Una vez obtenida dicha aprobación se deberá solicitar el visado J1 ante la Embajada o Consulado de Estados Unidos del país de origen del solicitante.

Leer más...

VISADO EB-5 PARA INMIGRANTES INVERSIONISTAS EN LOS ESTADOS UNIDOS

10-11-2013

El Programa de Inmigrantes Inversionistas (EB-5) es administrado por la USCIS y fue creado por el Congreso de los Estados Unidos en 1990 para estimular su economía a través de la llegada de capital de inversores extranjeros y de la creación de empleo.

Esta categoría de visado requiere una inversión de  $1.000.000  o  bien se permite que sea de $ 500.000 si es en un área determinada como rural o caracterizada por una alta tasa de desempleo “Centro Regional del Programa Piloto”. Hay 10.000 visas de inmigrantes todos los años para aquellas personas elegibles que

Leer más...

LA REFORMA REAL DECRETO-LEY 1/2015. LAS “TASAS JUDICIALES”

14-03-2015

La novedad principal de esta reforma del Real Decreto-Ley 1/2015 es que las personas físicas no tendrán que pagar las tasas judiciales.

También, es importante destacar la modificación que se ha hecho en los procedimientos de ejecución hipotecaria.

Por una parte, se amplía el período de moratoria de lanzamiento hasta dos mil diecisiete de aquellas personas y familias que se hallen en situación de riesgo de exclusión y estén inmersas en un procedimiento de ejecución hipotecaria de su vivienda habitual, así como la ampliación del círculo de personas que potencialmente se pueden acoger a dicha medida (aumento de las cantidades que deben percibir para excluir la aplicación).

Y,  por otra parte, lo que se ha venido llamando la “segunda oportunidad, o lo que es lo mismo, la posibilidad dada a aquellas personas que tengan multitud de deudas o se hallen incursas en un procedimiento concursal que cumpliendo unos requisitos, eso sí, bastante exigentes y limitativos, pueden verse “limpias” de deudas a fin de intentar que puedan rehacer sus vidas y sus aventuras empresariales o laborales tras un fracaso.

Ponte en contacto con uno de nuestros abogados si estás en una situación similar a las descritas y te informaremos de qué puedes hacer.

Marta Segura

Equipo Jurídico Antonio Segura Abogados

LAS CARACTERÍSTICAS DEL CONTRATO DE TRABAJO QUE SE HA DE PRESENTAR PARA TRAMITAR UN ARRAIGO SOCIAL

17-06-2017

Si llevas tres años en España y quieres tramitar tu solicitud de autorización de residencia y trabajo por arraigo social necesitas, en la mayoría de supuestos, un contrato de trabajo.  

Es imprescindible que dicho contrato -que debe contener una cláusula que indique que únicamente tendrá validez una vez haya sido concedida la autorización de residencia y trabajo- sea de jornada completa o bien de 30 horas siempre y cuando el salario a percibir sea igual o superior al salario mínimo interprofesional. La duración del contrato será de un año, como mínimo. Además, pueden presentarse diferentes contratos de trabajo para trabajar en una misma ocupación siempre y cuando la suma de horas de todos ellos sea de, como mínimo, 30 horas.

Dicho contrato podrá ser de servicio doméstico, para trabajar en una empresa o bien para un autónomo, exigiendo distintos requisitos en función de quién te contrate y cuál sea el puesto de trabajo ofrecido.  

Cristina Romero

Equipo Jurídico Antonio Segura Abogados